Solo México ve como benéfica la séptima ronda de renegociación del TLCAN

Ante todo, el optimismo por delante. Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, calificó como favorable la séptima ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); sin embargo, Canadá amenazó a Donald Trump por aranceles y pidió a México mejor el salario, y Estados Unidos se levantó de la mesa del sector automotriz.

De lo que presume Guajardo es que se lograron cerrar 6 de 30 capítulos que contiene el acuerdo 2.0 y eso es lo favorable, según el mexicano, pues solo falta una ronda más de las negociaciones.

Guajardo destacó los avances que se han dado en diferentes temas en la séptima ronda de negociaciones, pues conforme se acercan los tiempos “se cumplen los objetivos y se cierran nuestras diferencias”.

             

Agradeció a sus colegas de Canadá y de Estados Unidos porque con su presencia expresan su compromiso en el TLCAN, “que existe la pista de aterrizaje adecuada para lograr un acuerdo que podamos sostener con grandes ventajas para los tres países, y para lograrlo tenemos que ser sensibles, tenemos que entender dónde está parado el otro para acercarnos a una conclusión que sirva para todos”.

Precisó que la séptima ronda realizada en esta capital “aportó el mismo número de capítulos que las seis rondas anteriores”, entonces se aumentó la eficiencia, según él.

En su intervención Robert Lighthizer, representante Comercial de Estados Unidos, aseguró que a pesar del intenso diálogo, todavía no hay avances en temas importantes del acuerdo comercial. Sin embargo destacó que se concretaron tres capítulos en materia buenas prácticas regulatorias, medidas sanitarias y fitosanitarias y Telecomunicaciones.

Lighthizer sostuvo que las dificultades políticas aumentarían a medida que las negociaciones se alarguen, y advirtió que el margen para volver a tramitar el acuerdo comercial de 1994 es “muy corto”.

“Preferiríamos un acuerdo trilateral. Si eso resulta imposible, estamos preparados para avanzar de manera bilateral”, dijo Lighthizer,

La segunda en hablar fue Chrystia Freelan, ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, quien criticó la propuesta de Estados Unidos para imponer nuevos aranceles a las importaciones de acero y aluminio.

anunció que su país no aceptará los nuevos aranceles anunciados por Estados Unidos por lo que aseguró que su gobierno tomará medidas para defender a los trabajadores canadienses.