Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Por tema del aborto renuncian 60 militantes del PES en Puebla

El agua se separa del aceite. El primer bloque de militantes del Partido Encuentro Social (PES) sale de ese instituto político por no coincidir con la ideología de los morenistas Miguel Barbosa y Claudia Rivera, quienes apoyan el tema del aborto.

Los 60 militantes inconformes, y que anunciar su desafiliación, explicaron que principalmente tomaron la decisión de dejar al partido, pues el candidato a gobernador, Miguel Barbosa y la aspirante a alcaldesa Claudia Rivera, están en contra de los principios de vida y del partido.

Luis Ernesto Rojas, presidente del Comité Directivo Municipal (CDM) del PES en Puebla capital, refirió que no pueden compartir un proyecto de Gobierno con perfiles que no respeta valores y principios que llevaron a la conformación del partido.

“Los valores para los dirigentes municipales y los militantes del partido Encuentro Social son importantes y hoy hemos decidido renunciar a los cargos estatutarios y a nuestra militancia en dicho partido, por oponernos a las candidaturas de Miguel Barbosa y Claudia Rivera”, refirió.

Guillermo Ramos, uno de los afiliados al PES dijo que nunca existió un pronunciamiento de parte de Barbosa ni Rivera para deslindarse de propuesta como el aborto.

“Nosotros somos muy apegados a nuestra doctrina y los valores que nos están inculcando no van de acuerdo con lo que ellos defienden”, añadió.

Al momento de anunciar la renuncia de ese grupo, dijo que creen en la vida, por lo que criticaron la coalición del PES con esos dos personajes de Morena que también arropó el PT rumbo a las próximas elecciones.

El hasta entonces dirigente dijo que los que dejan la organización son integrantes de 18 comités, entre ellos los de Municipios como Puebla, Huauchinango, Zacatlán, Zihuateutla y Zoquitlán, entre otros.

Los militantes criticaron que los dirigentes estatales encabezados por Raúl Barranco permitiera la coalición con Morena y PT y que recibiera como recompensa una candidatura a la diputación local.