Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

De terror: 40 mil desaparecidos, 22 mil cuerpos sin identificar y 100 mil fosas clandestinas

¡Ni perdón ni olvido!, exclamaron familiares de las 40 mil personas desaparecidas, 22 mil cuerpos sin identificar y con conocimiento de la existencia de 100 fosas clandestinas, ante el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, en el marco del segundo Diálogo por la Paz.

El futuro presidente de México insiste en conceder amnistía, como ya la concedió. Por eso fue interrumpido varias veces cuando repetía eso de “perdón sí, olvido no”.

En ese sentido, apuntó: “Yo sí perdono, en eso puedo diferir con algunos. Respeto a los que dicen «ni perdón, ni olvido», yo tengo otra convicción y podemos ponernos de acuerdo”, sostuvo mientras las protestas hacían retumbar el Centro Cultural Tlatelolco, que hasta registró un desmayo.

López Obrador, se comprometió a pedir perdón por las víctimas de la violencia y a hacer justicia en cuanto asuma su gestión.

“Le voy a pedir perdón a todas las víctimas de la violencia y voy a comprometerme a que va a haber justicia; en todo lo que humanamente esté de mi parte voy a cumplir con ustedes. No están solos, el gobierno no va a estar al servicio de una minoría rapaz, ni de la delincuencia común ni de cuello blanco”, dijo.

  

El tabasqueño también pidió a las organizaciones civiles y de derechos humanos que haya unidad, pues no se dará abasto en escuchar a todas las voces.

“Hablando con toda franqueza, sí nos vamos a reunir con todos los colectivos, no me voy a dar abasto. Ya basta de la división, de la polarización, del sectarismo”, aseveró.

Sin embargo, la negativa a perdonar continuaba latente. Incluso una madre le suplicó que le ayudara a buscar a su hijo. “¿Quiere que me hinque para que me ayude?”, imploró.

El rechazo fue mayúsculo cuando tocó el turno al activista Javier Sicilia, al que la multitud no dejó hablar, incluso al pedir un minuto de silencio. “Así nos quieren callar, no están muertos”, increpó un familiar desde las filas delanteras. “No me callaré, póngase en mis zapatos”, señaló un padre de familia de una menor desaparecida.

Fue Alejandro Encinas, próximo subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, quien ofreció las cifras que él mismo calificó como “de terror”: existen 40 mil desaparecidos, 22 mil cuerpos sin identificar y 100 mil fosas clandestinas.

Laura Velázquez, hermana de “Diana”, quien fue asesinada el 2 de julio de 2017 en el municipio de Chimalhuacán, Estado de México, acudió al foro con la consigna de pedir al presidente electo, encontrar a quienes violaron y mataron a su hermana, ya que, a un año del suceso, aún existe impunidad en el caso.

Los familiares que se dieron cita en el recinto no dejaron a los invitados, encabezados por López Obrador, Olga Sánchez Cordero y Alejandro Encinas, compartir ideas y reflexiones en su totalidad, ya que en todo momento fueron interrumpidos con consignas y gritos; incluso el mismo López Obrador se llevó un susto al ver como uno de los familiares se desmayó al tomar la palabra y pedir que le ayuden en su caso, porque se encuentra amenazado de muerte por pedir que se investigue el feminicidio de su hija.