¡Qué tiempos aquellos!, hace 2 años la magna costaba $13.33 y hoy $17.60

La reforma energética, que prometía mejores precios para los mexicanos, dueños de Pemex, ha fracasado, pues el precio de los combustibles solo registra alzas, lo cual se ve reflejado en la inflación.

El costo promedio de la gasolina Magna para el primer mes de 2018 fue de 17.23 pesos por litro, 4.3% más que el mismo mes de 2017.  De enero de 2016 al mismo mes de 2017, el precio de la gasolina Magna pasó de 13.33 a 16.33 pesos, representando un incremento del 22.5%. por lo que el aumento acumulado en los dos últimos años es de 27.8%, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística (Inegi).

Se toma de referencia la magna, pues según Pemex de los 127 millones de litros diarios de gasolinas que se consumieron el año pasado, 105 millones de litros fueron de la Magna y 22 millones de la tipo Premium.

Tras la liberación del precio de las gasolinas Ciudad Jiménez en Chihuahua registra el costo promedio más alto, al vender en 17.49 pesos el litro de la gasolina Magna.

       

“La ciudad que registró el precio promedio más alto luego del primer año de la liberación de precios es Ciudad Jiménez en el estado de Chihuahua con 17.49 pesos por litro en la gasolina Magna, ciudad en la que también, de acuerdo con el Inegi, registró una cotización máxima de 17.57 pesos por litro y una mínima de 17.41 pesos. El aumento promedio de enero del 2017 a enero del 2018 es de 7.6%, mientras que desde enero del 2016, esto es, previo a la liberación, acumula un incremento de 33 por ciento”.

De acuerdo con la información de la Agencia Internacional de Energía y el tipo de cambio fix proporcionado por el Banxico, en enero pasado, un litro de gasolina regular en las estaciones de servicio de la zona del Golfo fue de 11.46 pesos. Lo que significa que la gasolina de este lado de la frontera, aun siendo la más barata del país, fue 12% más cara que su similar en Texas.

El precio de la gasolina que se vende en México es casi 40% menor que la que se paga en Europa, pero aún representa el 36% más que lo que cobran en Estados Unidos.