El Trasfondo de Televisa en la campaña Vámonos Respetando

El Trasfondo de Televisa en la campaña Vámonos Respetando

Esta semana fue lanzada la segunda edición de la campaña “Vámonos Respetando”, la cual asegura concientizar a la población para erradicar la violencia de género en México, pero más allá de esa notable labor, detrás se podría esconder la franca intensión de satanizar las redes sociales.

En conferencia de prensa Gerardo Cándano Conesa, director general del grupo Imágenes y Muebles Urbanos, informó que será a partir del próximo 17 de julio cuando arranque formalmente la mencionada campaña, pero a diferencia del año anterior, esta vez se incluyen a varias personalidades del mundo de la farándula, de la información y de los deportes, que han sido recientemente agraviadas en las redes sociales.

Si el año pasado sólo hubo un puñado de famosas que se unieron a la campaña, en esta ocasión estarán personalidades como Montserrat Oliver, Paola Rojas, Fey, Danielle Dithurbide, Dulce María y Odalys Ramírez, entre otras 30 afamadas más, donde casi en su totalidad tienen alguna vinculación con Televisa.

Grupo Imágenes y Muebles Urbanos es una empresa enfocada a la publicidad de exteriores, donde su mayor fuente de ingresos se debe a los anuncios puestos en parabuses ubicados en 10 entidades del país, en las que se incluye al Estado de México, Guadalajara y la Ciudad de México.

Grupo Imágenes y Muebles Urbanos es propiedad de Javier Von Bertrab Mestre, el cual trabajó para Televisa durante una década como director general de Cablevisión, y quien es además esposo de Carla Azcárraga Jean, hermana de Emilio Azcárraga, quien es el dueño mayoritario de la empresa de San Ángel.

Con esos antecedentes, organizaciones civiles enfocadas a la defensa de la libertad de expresión en el ciberespacio, han hecho un llamamiento a estar pendientes de la campaña “Vámonos Respetando”, pues aseguran que detrás de ella existe la franca intensión de Televisa por satanizar a las redes sociales, con el fin de promover una legislación que censure la libre expresión de ideas.

Y es que escudándose en la loable labor del rechazo contra la violencia de género, a decir de los activistas, Televisa pretende justificar una ley que impida el libre flujo de ideas y contenidos en el ciberespacio, teniendo en cuenta que desde que las redes sociales han crecido exponencialmente durante los últimos años, sus ganancias y audiencias se han visto reducidas sustancialmente.

Aunque pareciera una exageración el llamado que ahora están haciendo los activistas, no deja de resultar sospechoso que una empresa relacionada directamente con Emilio Azcárraga, de buenas a primeras ahora se preocupe por la violencia de género, luego de que hace unos meses, varias famosas denunciaron que sufrieron abusos dentro de esa empresa en el pasado.

De igual forma, es de considerarse que las promotoras de la campaña, como los son Paola Rojas, Danielle Dithurbide y Montserrat Oliver enfoquen sus argumentos a los agravios que han sufrido recientemente en las redes sociales, y no a un aspecto general, como supuestamente fue proyectada de manera inicial la mencionada campaña “Vámonos Respetando”.