Por tres frentes golpean a la Bolsa Mexicana de Valores

El tipo de cambio, renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y proceso electoral son los tres factores que han puesto a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en la lona.

Cierto que las 35 empresas que componen el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) presentaron en conjunto crecimientos de 9.8 por ciento en sus ingresos y 8.9 por ciento en el incremento nominal de su resultado operativo, antes de impuestos (Ebitda); sin embargo, esto no fue suficiente para alcanzar los niveles que registraron en el último trimestre de 2016 y en 2017, cuando registraron aumentos de más del 10 por ciento, de acuerdo con cifras de Intercam Casa de Bolsa.

Por ello, los ingresos de grandes corporativos registraron un menor crecimiento respecto a 2016 y 2017, según lo reportado a BMV.

“Teníamos expectativas de reportes realistas, esperábamos que no fuera un buen trimestre; tuvo crecimientos menores en cuanto a ingresos, son crecimientos como de 6.0 por ciento cuando veníamos creciendo arriba del 10 por ciento, en el Ebitda tuvimos más un margen de recuperación; sin embargo, donde tuvimos una disminución fuerte fue en las utilidades netas”, explicó a La Razón, Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CI Banco.

El director de análisis y estrategia bursátil de Monex, Carlos González Tabares, señaló que sería complicado determinar qué afectó a cada sector, pues por ejemplo, Cemex, que es la única empresa cementera que cotiza dentro del IPC, registró una caída de 10.4 por ciento en su variación operativa.

Para Ve por Más, dicha variación se debió a un efecto negativo en las fluctuaciones cambiarias, derivado de apreciación del peso contra el dólar toda vez que a nivel consolidado, el incremento en dólares de sus ventas fue 7.0 por ciento; mientras que la caída en el Ebitda es consecuencia de un crecimiento en los Gastos Operativos de 32.5 por ciento.

No obstante, el mayor decremento en la Utilidad Neta se atribuye a un mayor gasto financiero Neto, así como a una mayor tasa impositiva. Sin embargo, en un panorama general, dadas las situaciones antes detalladas, los analistas coincidieron en que es complicado realizar una comparación con los resultados del trimestre de referencia, con el del año pasado, debido a que la inercia que se tenía hace 12 meses era positiva.