El Tri, dividido: protegen a unos y exhiben a otros; Héctor Herrera sería baja

Bajo el crédito de Diego Mancera, la versión mexicana del diario El País publica este sábado una triste realidad en el seno de la selección mexicana de futbol: el grupo está dividido a una semana del arranque de Rusia 2018 y Héctor Herrera, bastión en la media cancha del conjunto de Juan Carlos Osorio, podría causar baja.

El País asegura que todos los jugadores asistieron a la, más que fiesta, orgía que además contó con el aval del técnico nacional y los directivos de la Federación Mexicana de Futbol.

Fuentes consultadas, le confesaron al reportero que las fotografías que todos vimos fueron capotadas por el celular de algún guardaespaldas de los futbolistas consagrados.

“A uno de los jugadores le avisaron que iban a haber fotos. Para no embarrarse se fue y avisó a algunos, como a Andrés [Guardado], a Rafa [Márquez]”, asegura un familiar de los seleccionados.

Aseguran las fuentes que todo estuvo planeado. Se rentó la casa y las mujeres no eran prostitutas, versión increíble.

   

Altos mandos del seleccionado revelaron que se trató de una despedida organizada para hacer grupo. . “Era una fiesta normal, había de todo, agua para el que no quisiera tomar alcohol, hubo algunos que no tomaron nada. Eran amigas, no escorts”, asegura uno de los familiares cercanos a uno de los jugadores involucrados y que están concentrados para jugar ante Dinamarca en Copenhague este sábado. “Era una fiesta para cerrar filas, unir al grupo, llegar bien. Al final el grupo está partido”, agrega.

“La juerga ha desnudado la división que hay entre los grupos de poder del combinado mexicano: un grupo fue exhibido ante la prensa. El resto, la mayoría, permanece en silencio y protegidos por la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) para que el escándalo no salpique a los 23. EL PAÍS ha podido confirmar que todos los jugadores asistieron a la fiesta”, afirma el diario.

Y después de las fotografías y las decenas de memes que exhibieron a Héctor Herrera recibiendo y despidiendo a las “amigas, no escorts”, el batallador mediocampista está en riesgo de no asistir al Mundial. Fue, a no dudarlo, quien más perjudicado salió.

“Me preocupa lo de [Héctor] Herrera. No se vale que sólo tengan que pagar algunos cuantos”, confiesa el internacional con el que ha hablado este diario. El jugador del Oporto abandonó la concentración del equipo el miércoles pasado para hablar con su esposa en Portugal y reincorporarse un día después.

Una de las personas cercanas al círculo de Herrera ha señalado que el jugador no está bien. “Puede haber una posibilidad de que no vaya. Lo más importante es limpiar su imagen antes que asistir al Mundial. Muchos medios lo saben, protegen a los demás, menos a él”, acusa.

Reporteros mexicanos que se encargan desde Moscú de la cobertura, indican que el grupo cerró filas, que están más unidos que nunca. Sin embargo, en el seno familiar, la división también es “más que nunca”.