Trudeau dispuesto a un acuerdo bilateral con EU, le echa tierra a México y lo despiden como héroe

Otro que llegó con espejitos. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau enamoró a la clase política de México, pese a que solo vino a sondear a Enrique Peña Nieto, ante un rompimiento del Tratado de Libre Comercio y hasta a los senadores dejó enamorados.

En la reunión en privado, con Peña y el canciller se habló del TLCAN, y este les dejó en claro que primero Canadá y luego Canadá, no sin antes saber la ruta que seguiría México.

Le insistió a Peña el aumento de salarios para afianzar el TLCAN y fue rechazado, así fue sondeado por varios temas.

Durante su discurso, que duró aproximadamente 30 minutos, el primer ministro canadiense fue continuamente interrumpido por los aplausos los senadores y funcionarios, entre los que se encontraban los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y el de Economía, Ildefonso Guajardo, además de una comitiva del Gobierno canadiense.

El momento cumbre de la presentación fue cuando Trudeau citó a Benito Juárez, lo que provocó que los legisladores y funcionarios se pusieran de pie.

“El respeto al derecho ajeno es la paz”, dijo en español, causando gran júbilo entre los asistentes.

También los señaló como malos gobernantes, Trudeau, dijo ante el pleno del Senado que normas laborales justas y progresistas, con mejores salarios y trabajos en la región de América del Norte, es la manera de asegurarnos que se modernice el TLCAN y que se recupere un mundo libre y justo.

“Los mexicanos, canadienses y estadunidenses se han beneficiado del libre comercio. Pero para tener una situación de ganar, ganar, ganar se requieren mejores normas, salarios y trabajos. Que haya mejores condiciones para nuestros ciudadanos, más dinero”.

La mano de obra barata de México es vista como una amenaza tanto por Estados Unidos como Canadá.

“Estándares laborales progresivos son la forma de asegurarnos que un TLCAN modernizado no solo fortalezca un comercio libre y justo, sino que también disfrute de un apoyo popular duradero”, dijo Trudeau desde la tribuna del Senado mexicano, cuya aprobación es necesaria para ratificar cualquier nueva versión del acuerdo.

A su salida, aquellos que no hablaban inglés, la gran mayoría se tropezó con los cables de los audífonos.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo