Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Trump impone aranceles, se inicia una guerra económica

México la libra mientras haya TLCAN. Donald Trump, presidente de Estados Unidos,  cumplió su amenaza de poner impuesto al acero y aluminio que entren a su país; sin embargo, anunció que México y Canadá estarán temporalmente exentos pero todo dependerá de cómo avancen las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Las tarifas de ambos países (México y Canadá) serán revisadas dentro de la negociación del Tratado de Libre Comercio en América del Norte que ahora mismo se está desarrollando”, señaló a la cadena Fox el principal muñidor de la medida, el consejero comercial Peter Navarro.

Por su parte, la Unión Europea se prepara para actuar ante la ofensiva de Trump. Bruselas ha anunciado que aplicará aranceles contra las exportaciones de Estados Unidos si es necesario.

             

Entre los productos afectados están algunos emblemáticos como las motocicletas Harley-Davidson, la marca Levi’s, la mantequilla de cacahuete o al whisky de Bourbon.

La Comisión Europea aplicará aranceles a estos productos en caso de que la administración norteamericana siga adelante con sus medidas proteccionistas contra el acero y el aluminio.

“Tenemos que proteger a nuestra industria del acero y el aluminio, y al mismo tiempo mostrar gran flexibilidad y cooperación hacia nuestros amigos reales y aquellos que nos tratan con justicia tanto en los comercial como en lo militar”, afirmó en un tuit el presidente.

Se aplicarán aranceles a las importaciones de acero en 25 por ciento y de aluminio en 10 por ciento, sin embargo no anunció que países se les aplicaría.

“Me quedaré con 10 por ciento y 25% inicialmente. Tendré derecho a subir o bajar, dependiendo del país, y tendré derecho a descartar países o agregar países”, enfatizó Trump.

prometió que será “justo y flexible” sobre el tema, pero al mismo tiempo insistió en que “protegerá” a los trabajadores estadounidenses.