Trump le vuelve a pegar a la economía de México, ahora con reformas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, da un paso, el cual México no podrá seguir y ni tiene con qué hacer frente, así lo considera el director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada Pascal, al hablar de la reforma tributaria del mandatario estadounidense.

Disminuir la tasa del impuesto sobre la renta (ISR) del nivel actual de 30 a 20 por ciento es algo que no podría hacer México, pues representaría perder alrededor de 2 por ciento del producto interno bruto (PIB) en recaudación e incrementaría la deuda en la misma proporción, sostuvo.

“Si se redujeran los ingresos del gobierno por impuestos tendríamos que tener un déficit, eso quiere decir más deuda y ya no la podemos tener; estamos en el límite, de hecho ya rebasamos el límite, estar por arriba de 50 por ciento como proporción del PIB no es algo que México pueda soportar”, señaló Foncerrada Pascal.

Por su parte, José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), consideró que la reforma fiscal aprobada por el Senado de Estados Unidos atenta contra la seguridad nacional de México, en el sentido de que desvía los incentivos a invertir en nuestro país y busca llevarlos hacia allá.

Destacó, en entrevista, que la nueva legislación no sólo le afecta al país en la disminución del impuesto corporativo, sino también por todas las facilidades que da a la inversión productiva y por los castigos que genera al no llevar a Estados Unidos las utilidades que tienen algunas empresas estadunidenses en el extranjero.

Fue una estrategia de zanahoria y garrote: hay incentivos atractivos para invertir en Estados Unidos y ciertos castigos o costos por no hacerlo, detalló el especialista.

Consideró que lo anterior obliga a México a hacer una revisión a fondo de su política fiscal para tratar de favorecer también la inversión en el país.

En realidad esto requiere un nuevo pacto fiscal entre los estados y la Federación y una reforma hacendaria para darle un nuevo perfil a las finanzas públicas para ser más atractivos a la inversión productiva y sobre todo detonar la nacional, que, dijo, es tres veces y media más grande que la inversión extranjera directa.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo