Que Trump no nos espante con el petate del muerto

 Que tal parece que a todos los mexicanos nos ha entrado una paranoia en caso de que Donald Trump llegara a la presidencia de los Estados Unidos.

Que los más espantados son nuestros gobernantes a los que les ha dado por cometer desatinos y declaraciones de lo más absurdas, desde broncudas como la del bocón Fox hasta la penosa visita plagada de desatinos que ya le costó la chamba al mejor amigo y confidente del presidente.

Que en el remoto (o no tanto) caso de que el loquito Trump en efecto consiguiera erigirse en presidente del país vecino no podrá, aunque lo desea con ganas, hacernos más daño que a ellos mismos (los estadounidenses).

Que al cancelar el TLC, cosa que puede hacer, pero con lo oposición de los principales capitales e intereses económicos de su país, a México le afectaría principalmente en el área laboral, pues se perderían miles de empleos, eso sí, muy mal pagados.

Que al mismo tiempo a quienes les daría más en la torre sería a sus paisanos quienes han invertido miles de millones de dólares en sus plantas maquiladoras de todo tipo, principalmente de la industria automotriz, precisamente por lo bajo de los salarios que aquí se pagan. Pero los insumos para los productos que se arman y procesan aquí en más del 80 por ciento son de procedencia norteamericana y ellos mismos acabarían con millones de empleos de esos fabricantes.

Que como consecuencia sus importaciones, que prácticamente son productos norteamericanos exportados desde México por su bajo costo, se encarecerían al grado de peligrar como en la peor época de su recesión, los grandes trusts de aquel país.

Que en lo referente al famoso muro y la deportación de los millones de migrantes que promete, cosa que aunque les cueste un ojo de la cara, con la iniciativa de un necio poderoso también es posible que ocurriera. Pero ahí si cabría perfectamente la tan criticada declaración en su momento, cuando Fox dijo, con su locuaz estilo, que los mexicanos hacen los trabajos que ni los negros desean realizar. Cuando sus campos no puedan seguir su ritmo de producción, sus servicios, de toda índole no cuenten con el personal que son el motor que requieren y a los precios tan bajos, según sus estándares que se pagan, etc. etc.

Que según esto el muro se pagará con las remesas de los indocumentados. ¿Cuales remesas si los van a regresar a todos?

Que cuando se termine la buena relación vecinal, de inmediato se cancelará la guerra contra el narcotráfico, la famosa cooperación binacional y la Iniciativa Mérida y sólo por ese ingreso entrarán a México mayores ingresos que las remesas y el petróleo. No será un dinero lícito, pero se desparramará en nuestra economía y seguramente se incrementará el crimen, pero mientras aquí nos matamos a balazos, allá se suicidarán con la droga.

Que es un escenario dantesco si llega el republicano, pero México no se acaba y nos hundimos juntos señor Trump.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo