Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Trump victimiza a EU, para ser su salvador; se olvida de México y del TLCAN

Un respiro para la economía, pero no deja de preocupar. Donald Trump, en su esperado discurso del Estado de Unión, habló de los abusos que hace el resto del mundo a su país, pero no se refirió al TLCAN ni al muro, se olvidó de México, para decir que los estadounidenses también son soñadores y que él los defenderá.

La única mención que hizo sobre México no fue para atacarlo, únicamente fue cuando habló de Ford, “compañía que el año pasado canceló una inversión en México”, en una planta de Hermosillo, Chihuahua, para trasladarla a territorio estadounidense.

En cuanto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Donald Trump únicamente mencionó que es necesario mejorar los acuerdos comerciales que tiene Estados Unidos, con el objetivo de eliminar las pérdidas económicas que históricamente ha tenido el país.

“Los acuerdos van a ser justos y van a ser recíprocos. Vamos trabajar para solucionar los acuerdos y a crear nuevos. Vamos a proteger a los trabajadores norteamericanos”, comentó Trump.

             

Donald Trump proclamó ante el Congreso que ha llegado “un nuevo momento” para Estados Unidos y, aunque pronunció un duro discurso de sello nacionalista, llamó a los ciudadanos a unirse para ser “una sola familia”.

“es el nuevo momento estadounidense. No ha habido nunca antes un mejor momento para comenzar a vivir el sueño americano” y llamó a sus ciudadanos a convivir como “un equipo” y “una sola familia”. Dijo que busca “restablecer los lazos de confianza entre nuestros ciudadanos y el gobierno” y que su administración está construyendo un país “seguro, fuerte y orgulloso”.

El presidente se manifestó dispuesto a aprobar que jóvenes se queden en el país, a cambio de dinero para levantar un muro en la frontera, mayores controles migratorios y la interrupción de la inmigración familiar. Si bien se mostró abierto al diálogo, se mantiene inflexible en esos puntos. Además, presentó el tema con la historia de una chica asesinada por una pandilla de hispanos indocumentados, lo que volvió a ligar a los inmigrantes con la violencia y el desempleo.

“Estamos orgullosos de haber hecho más que cualquier país por mucha gente que sufre en el mundo. Pero, como presidente, mi compasión, mi preocupación son los trabajadores estadounidenses”, dijo.