Con Uber en la mira, analizan imponer hasta 65 años de prisión a choferes agresores de mujeres

Para terminar con sus tropelías, los legisladores ya analizan imponer un castigo ejemplar a los choferes de Uber o Cabify que cometan agresiones en contra de las mujeres.

En los meses recientes han sido documentados agresiones que van desde golpes y violaciones hasta feminicidios, cometidos por choferes de transporte público o privado. Hay que recordar la ola de violaciones que se desató en las autopistas federales.

Por eso, la Cámara de Diputados tiene en la mesa de posibilidades una reforma que al Código Penal que propone una sanción de hasta 65 años de prisión a choferes agresores.

“Se incorporan al Código Penal Federal agravaciones de la pena correspondiente al feminicidio cuando el autor fuere un operador de vehículos de transporte público o privado terrestre de pasajeros, colaborador, asistente o acompañante, independientemente de la modalidad de prestación del servicio y su contratación, lo que incluye a toda aquella realizada por medio del uso de aplicaciones y tecnologías de teléfonos móviles”, detalla la iniciativa.

Impulsada por el panista Eukid Castañón la iniciativa que está en comisiones para su análisis, pretende reformar el Código Civil Federal y la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, con el objetivo de que los usuarios de este tipo de transporte, especialmente las mujeres, viajen con más medidas de seguridad.

También, la iniciativa pretende sancionar a todo juez que no conceda medidas cautelares cuando la víctima corra peligro de vida o de violencia sexual, por lo que propone la inhabilitación de 5 a 12 años para desempeñar un cargo.