Una bofetada a Latinoamérica, la visita de piquete de ombligo a Trump de los Reyes de España

Pone a España como un ejemplo de buena relación. En la actualidad no hay nadie más repudiado que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump: sin embargo, este personaje anunció que visitará España, lo cual representa una afrenta para los países latinoamericanos, pues pareciera que el gobierno español, y los reyes, aprueban sus locuras.

En el Despacho Oval, Donald Trump dijo que le gustaría viajar a España para corresponder a la visita que le hicieron el rey Felipe VI y la reina Letizia además alabó la “excelente” relación comercial y de defensa con el país.

“Sí, iría a España. Iríamos a España”, dijo Trump al ser preguntado por si le gustaría viajar a España al comienzo de su encuentro con Felipe VI y su esposa. “Es un gran honor recibir al Rey y la Reina de España, un país precioso. Estuvimos en España no hace tanto y nos encanta. Una gente muy especial y un lugar precioso”, afirmó Trump.

Según Trump, España sorteó la tormenta internacional que ha provocado Donald Trump, pues en su año y medio se ha convertido en modelo de relaciones bilaterales, según dijo el intempestivo mandatario al recibir a Felipe VI.

“Nuestra relación ha sido extraordinaria durante muchos años y creo que especialmente ahora mismo, (tenemos) una relación comercial excelente, y (también) la relación militar, prácticamente todo lo que se podría tener”, añadió Trump y remató diciendo: “Amamos a España y es realmente un país fantástico”.

Trump fue invitado el año pasado a visitar España por el gobierno de Mariano Rajoy, quien ya no está en el poder.

Mientras que el Rey subrayó la “historia común” y la “herencia compartida”, entre Estados Unidos y España

El Gobierno de Pedro Sánchez y la Administración Trump representan dos formas contrapuestas de abordar el fenómeno de la inmigración. Mientras el primero recibió a 630 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo, el segundo ha separado a casi 2.000 menores de sus padres en el último mes y medio y los ha encerrado en jaulas, lo que ha provocado fuertes críticas en su país, incluso por parte de destacados republicanos como Laura Bush o John McCain.

Según fuentes diplomáticas, el Rey, dio un mensaje del nuevo Gobierno español para Trump: “la preocupación de Europa por unas medidas comerciales que pueden empujar al mundo a una espiral de acción-reacción”, aunque nadie lo escuchó.