Universidades no tienen llenadera; detectan otro desvío millonario y están al borde de la quiebra

Las universidades del país se han convertido en una fuga de capital para el erario, dinero público. Sin tener especialidad se les paga por servicios que no realizar ellas, por lo cual deben contratar a otra personas, se quedan con ganancias y a un costo elevado.

En esos actos que les permite la ley, por lo cual se han hecho comunes se han fugado en un año unos 100 millones de pesos de dinero del gobierno federal.

Pese a esa inyección de capitales, las universidades dicen requerir más presupuesto, tal es el ejemplo de la Universidad Politécnica del Sur de Zacatecas (UPSZ).

De acuerdo con los Informes Individuales de la Cuenta Pública 2016 realizados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), las instituciones continuaron el año pasado con el modus operandi de contratar a otras empresas para realizar investigaciones y tareas por las cuales recibieron dinero de dependencias gubernamentales.

La ASF detectó irregularidades en dos instituciones: la Universidad Politécnica del Sur de Zacatecas (UPSZ), que fue contratada por la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa); además de la Universidad Tecnológica de Salamanca, en Guanajuato.

En el caso de la institución de Zacatecas se advierte que no tenía la capacidad técnica para realizar los trabajos y subcontrató la totalidad de los servicios pactados, además no pudo comprobar que hubiera pagado por esos servicios.

“La Universidad no contó con la capacidad técnica, material, humana y financiera para cumplir con los servicios convenidos y contratados con la Conapesca y la Sagarpa, por lo que subcontrató el 100% de los servicios pactados, los cuales ascendieron a 154 millones 796 mil pesos, monto nueve veces superior al presupuesto de la universidad”, explica.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo