Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

A ver quién critica luego de ganar un auto; Del Mazo regala coche a reporteros

Con cargo al erario. Sigue los pasos de Eruviel, para que ese haga una “bonita tradición”. Han sido algunos meses los que ha estado a la cabeza del gobierno del Estado de México, pero no pinta para hacer un trabajo, pero eso sí el mandatario mexiquense realizó la rifa para reporteros de la fuente y les obsequió un auto, tal y como lo hacía su antecesor, Eruviel Ávila Villegas.

Es así como el priista a la distancia se viste de Santa Claus, pues Alfredo del Mazo no se presentó al convivio, por lo cual solo se convirtió en festín y embute. La noche del jueves 14, Del Mazo no quiso ver periodistas y solo les envió regalos, bocadillos y algo de alcohol, pues periodista que no toma, es como flor sin aroma.

El mandatario mexiquense no llegó al encuentro convocado desde las 20:00 horas y prolongado hasta alrededor de las 3:00 del día siguiente; envió sus felicitaciones con el secretario general de Gobierno, Alejandro Ozuna, quien estuvo en el lugar de la reunión apenas unos 30 minutos.

Fueron cerca de 200 los invitados a la celebración de fin de año de parte del gobierno mexiquense, aunque no faltó quién se quejara, pues con Eruviel la comida, el alcohol así como los regalos estaban mucho mejor.

Hay que recordar que el vicecoordinador de la campaña de José Antonio Meade, Ávila Villegas, regaló hasta dos autos para sus amigos periodistas.

El primer premio fue el automóvil Ford Figo que se sorteó entre los asistentes de todas las regiones de la entidad, al estilo de su antecesor Eruviel Ávila.

El auto no se exhibió físicamente. El número ganador fue el 162, que recayó en la región oriente.

Dependiendo de la agencia y las características, el Figo 2017 tiene un precio en el mercado que va de los 170 a los 230 mil pesos.

Los otros regalos se segmentaron en tres categorías, la más alta fue un microcomponente Panasonic para corresponsales y medios más importantes; a los locales se les asignó una bocina con Bluetooth, y a los regionales una botella de mezcal.

En contraste con los años anteriores, en esta ocasión no hubo cena, solo bocadillos y bebidas. La reunión se celebró en un ambiente que pretendió ser de mayor intimidad y camaradería, con canapés, bebidas al copeo –de tequila, ron y brandy– y luz ultravioleta.