Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Víctor Hugo Romo, otro que goza de la impunidad; dejó faltantes en la Miguel Hidalgo

Entre los varios faltantes que dejó el experredista, ahora morenista, Víctor Hugo Romo al administrar la delegación Miguel Hidalgo está la obra de remodelación del edificio delegacional, cuyo monto es de 24 millones de pesos y fue en 2014, un año antes que dejara el cargo.

Margarita Martínez Fisher, diputada local por el Partido Acción Nacional (PAN) consideró que la remodelación del edificio fue un gasto inútil, y desde el inicio de la actual administración ha hecho lo posible por denunciar al exdelegado.

“La obra del edificio delegacional fue un gasto totalmente inútil, no le genera ningún valor a la ciudadanía de Miguel Hidalgo, fue un gasto que se debió evitar, pero finalmente se llevó a cabo con recursos federales, pero es una obra plagada de irregularidades.”

             

Indicó que la administración de Romo ha sido una de las peores en la historia de la Miguel Hidalgo por el exceso de irregularidades por obras que pesan en su contra.

Con base en la auditoría de la Secretaría de la Función Pública (SFP), en 2014 el entonces delegado licitó la obra en dos etapas con la empresa Phomsa Construcciones S.A. de C. V., por un monto de 120 millones de pesos, según el catálogo autorizado en las Licitaciones Públicas Nacionales.

Sin embargo, Romo Guerra estimó que la superficie a impactar sería de 36 mil 200 metros cúbicos (en una primera etapa) cuando lo que realmente se necesitaría intervenir eran solamente tres mil 200 metros cúbicos, lo que representa un mil 131 por ciento de excedente; incluso, se permitió la construcción de un muro perimetral que no se realizó.

El 22 de mayo del 2017, la SFP comunicó a la delegación Miguel Hidalgo que tenía que devolver los 24 millones 378 mil pesos más los intereses generados al no existir documentación oficial de dicha obra.

Ante lo cual, la jefa delegacional, Xóchitl Gálvez, heredó la deuda que considera impagable porque no existen recursos en las arcas para cubrir las irregularidades, además de que se desconoce el destino de esos recursos que el propio Romo no ha logrado explicar.