Violador de gimnastas se pudrirá en la cárcel; 156 años en prisión

“Tengo el privilegio de firmar tu sentencia de muerte”, le dijo la juez. Larry Nassar fue el médico del equipo amateur de gimnasia, aquel va a mundiales y Juegos Olímpicos, donde está la elite y durante 20 años violó a las jovencitas, algunas niñas.

Nassar tenía el poder de truncar cualquier aspiración de las gimnastas y bajo esa amenaza abusaba de las competidores, y lo hacía en presencia de las madres de estas.

En una semana 160 testigos relataron sus abusos. Señalaron la manera de cómo se aprovechaba de las niñas para manosearlas con la excusa de que les aplicaba tratamientos médicos. Llegó a masturbarse frente a las menores. A restregar su pene en ellas, según sus testimonios.

             

La sentencia, a cargo de la juez del estado de Michigan Rosemarie Aquilina, fue brutal: Entre 40 y 175 años de cárcel. Una cadena perpetúa de facto que debe sumarse a otros 60 años de prisión por pornografía infantil que le cayeron de un juzgado federal y que ya está cumpliendo.

“Tengo el privilegio de sentenciarte”, le espetó la juez. “Acabo de firmar tu sentencia de muerte”, agregó tras leer la condena con notable desprecio.

Seguramente su víctima de mayor perfil es Simone Biles, aclamada por todos en los pasados JJOO de Río de Janeiro tras deslumbrar al mundo colgándose cuatro oros y un bronce. El comportamiento del doctor Nassar es “completamente inaceptable”, denunciaba Biles en Twitter. “Especialmente, viniendo de alguien en quien me dijeron que DEBÍA confiar”, agregaba con amargura.

Nassar trató de pedir disculpas. Con calma y la mirada baja, leyó un escueto comunicado pidiendo perdón, incluso se revolvió para mirar a víctimas y familiares. La juez, sin embargo, se mostró implacable, leyendo una carta anterior en la que negaba las acusaciones, las calilficaba de fabricaciones y defendía sus “tratamientos”.