Otro violento ataque en EU; la peor matanza en Texas ocurrió en una iglesia de afroamericanos

El hombre, identificado como Devin Patrick Kelley, realizó la peor matanza que ha ocurrido en el estado de Texas, Estados Unidos. Al menos 26 personas de la comunidad de Sutherland Springs que estaban en el servicio religioso de una iglesia baptista resultaron muertas. El atacante también murió, aunque se desconocen las causas.

Kelly murió en circunstancias aún no reveladas, luego de huir del lugar en un vehículo y ser perseguido por la policía, se adelantó que tenía un balazo en la cabeza, pero se desconoce si fue suicidio o fue un proyectil de la policía el que acabó con su vida.

De acuerdo con las fuentes, Kelly no parece estar vinculado a grupos terroristas organizados.

Agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) revisaban las publicaciones de Kelly en redes sociales, para determinar su ideología y actividades en los días previos al ataque de este domingo.

“Según la información preliminar, el tirador ingresó a la iglesia y disparó un rifle, matando a 26 (personas) e hiriendo a 20 antes de abandonar la escena en un vehículo”, informó en un comunicado el sheriff del condado de Wilson, Joe Tackitt, y el Departamento de Seguridad Pública de Texas.

“Más tarde, el tirador fue encontrado muerto en su vehículo en el condado de Guadalupe. Las circunstancias exactas de la muerte del pistolero aún están siendo investigadas”, precisó.

Trump garantiza la libertar en el uso de armas

Pese a las constantes tragedias que ocurren en Texas, el presidente de EU, Donald Trump ha acechado el tiroteo a “un problema de salud mental” y ha descartado que esté relacionado con el control de armas.

“Es un poco pronto, pero está claro que nos encontramos ante un problema de salud mental de alto nivel. Tenemos muchos problemas de salud mental en nuestro país (…). Es algo que hay abordar de manera seria”, dijo Trump en su gira por Asía.

Trump ha descartado en las mismas declaraciones que se trate de una situación relacionada con la tenencia de armas.

“Fue un ataque espeluznante en una iglesia de una zona preciosa; qué triste, quién podría pensar que algo así podría pasar”, agregó Donald, además de enviar sus “más profundas condolencias” a las familias de las víctimas.

Con estas palabras, Trump desvía el foco de un posible debate sobre el control de armas, como ya hizo tras la masacre en Las Vegas, donde murieron 58 personas. Trump calificó al autor de la matanza, Stephen Paddock, jubilado de 64 años, de “enfermo”.

 

 

 

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo