Zavala, la candidata de los millonarios; regresa recursos públicos al INE

Sin olvidar a Odebrecht. Ella utilizará lo que sus amigos millonarios le den. Margarita Zavala regresó al Instituto Nacional Electoral (INE) 2 millones 386 mil 851 pesos que le fueron depositados como recursos públicos para su campaña, pues ella solo utilizará aquello que consiga gracias a las influencias de esposo, el expresidente Felipe Calderón.

La candidata independiente a la presidencia Margarita Zavala cuenta con un gran respaldo económico provienen de los líderes del Grupo Bal: Alberto Baillères González y su hijo Alejandro.

Además de Juan Bordes Aznar, un ejecutivo que también estuvo en las filas del conglomerado empresarial

Grupo Bal, un conglomerado de compañías que incluye a Palacio de Hierro, Profuturo, Tane, Valmex Servicios Financieros y Peñoles. Y su fortuna, según la agencia Bloomberg, está valuada en 13,700 millones de dólares, principalmente por sus acciones en Peñoles.

El otro patrocinador de la Zavala es su mismo esposo, quien ha hecho importantes aportaciones para la campaña de su esposa,con lo cual, de ganar las elecciones, regresaría a la Residencia Oficial de Los Pinos.

La representante de Zavala ante el INE, Fernanda Caso, devolvió el cheque y pidió que las otras dos ministraciones a las que tiene derecho la candidata ya no se le depositen y se destinen directamente a la infraestructura dañada por los sismos.

“Nosotros estamos haciendo un esfuerzo enorme para invitar a los ciudadanos a participar en este proyecto no únicamente como voluntarios, como votantes, sino también con sus recursos porque creemos que la política no debe tener estos excesos que tienen hoy los partidos políticos. Simplemente en el 2018, los partidos políticos van a recibir más de 12 mil millones de pesos, lo cual es un insulto considerando los niveles de pobreza y de necesidad que hay en nuestro país”, dijo.

La candidata tiene derecho a 7.1 millones de pesos de recursos públicos para su campaña y hasta 42.9 millones de pesos como tope de financiamiento privado, cuando los candidatos de los partidos tienen como tope de gasto de campaña 429 millones de pesos