Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La palabra huachicol cambio de significado tras la necesidad

Conocemos como huachicoleros a aquellas personas comercian con el combustible robado de los ductos de Pemex, pues quienes los roban desde las gasolinerías les decimos: hijos de su… Pero el término huachicol no tenía ese significado. Así se le llamaba al producto resultado de la alteración del brandy, whisky o ron, bebidas que eran mezcladas con alcohol de caña.

El término de huachicol fue cambiando y ahora se le identifica al combustible robado de los ductos de Pemex, el cual en algunas ocasiones iba mezclado con tierra o con agua y fueron los traileros quienes le pusieron ese nombre.

Ahora el hablar de huachicol o huachicoleros nos remonta al crimen organizado, tan organizado que hay trabajadores del mismo gobierno federal involucrados, pues hasta en pipas de Pemex se comercia el hidrocarburo robado. Y son los mismos trabajadores de Pemex, quienes avisan qué ducto lleva tal o cual combustible y a qué hora es la mejor para sustraer el producto.

Actualmente, el epicentro de esta actividad es el llamado “Triángulo Rojo” en Puebla, conformado por los municipios de Tepeaca, Tecamachalco, Quecholac y Palmar de Bravo.

Pemex registra quebrantos económicos en dos vías: el robo de gasolina, crudo, diesel, gas e hidrocarburo; y los daños que sufre su red de ductos que atraviesan por Puebla, entidad donde se roba más combustible.

Además de Puebla, en lo últimos años Tamaulipas, Guanajuato, Sinaloa y Jalisco son parte de las entidades donde más se registra este delito.

Un informe oficial de esa compañía revela que de 2011 al 2016 se reportó la sustracción ilegal de 755 mil 869 litros de distintos productos que son transportados en sus ductos, lo que generó un quebranto patrimonial de 6 millones 395 mil pesos.

Mientras que el secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, dio a conocer que el robo de combustible deja pérdidas al gobierno federal por 20 mil millones de pesos anualmente y que esa actividad ha ido en aumento conforme pasa el tiempo.